Como todos los seres vivos, los peces también se enferman. Estos animales no son tan expresivos como los gatos o los perros, por lo que es muy importante que conozcas la rutina de tus peces para que puedas detectar cualquier enfermedad a tiempo.

¿Tu pez ha comenzado a comportarse de manera diferente y estás preocupado?

1. Tu pez no despliega las aletas

Si tu pez permanece flotando en el acuario y no despliega las aletas, puede que esté incubando una enfermedad que aún no muestra otros síntomas, así que vigílalo durante algunos días.

También puede ser que esté sufriendo de estrés. Los cambios grandes en el estanque, como por ejemplo una limpieza general, un cambio de las plantas o de los juguetes, o que el acuario no tenga suficiente espacio para cada pez, son algunas de las causas de estrés. Pon especial atención a esto, pues es capaz de causar la muerte de tu mascota.

2. Tu pez está en el fondo y no nada

Si tu mascota nada con lentitud o boquea es posible que el pH del agua esté muy alto, esto puede ser muy peligroso para cualquier especie de pez, pues cada una requiere que el agua esté en condiciones específicas para sobrevivir.

Si notas que tu pez se comporta de esta manera de forma repentina, revisa las condiciones del agua antes de descartar otra enfermedad.

3. Tu pez se queda en el fondo de lado

Las causas de que un pez se quede en el fondo y con una posición de costado son variadas. Lo más probable es que el agua tenga una concentración muy alta de NO3. Si se trata de esto, debes colocar plantas de crecimiento rápido y otras plantas flotantes.

En estos casos, también es posible que el pez tenga algún problema en la vista o se haya quedado ciego, por lo que no sea incapaz de mantener el equilibrio, siendo otro de los síntomas de un pez enfermo.

4. Tu pez no se mueve, pero respira

Si tu pez respira, pero su movimiento es escaso o casi nulo, es probable que tenga una infección. Las causas de las infecciones en los acuarios son variadas: una bacteria puede haber infectado el agua o las plantas, existe algún otro pez enfermo o muerto, las condiciones del agua han cambiado, propiciando el desarrollo de bacterias, entre otras razones.

Si observas este comportamiento, revisa el estado del agua y pon atención a cualquier cambio en la apariencia de tu mascota.

5. Tu pez se frota con los objetos de la pecera

Si tu pez está continuamente frotándose contra los objetos del estanque, es posible que tenga algún tipo de parásito externo. Estos parásitos suelen ser muy molestos, por lo que notarás rápidamente cambios en el comportamiento de tu pez. Observa si tu mascota presenta branquias enrojecidas o puntos blancos a lo largo de su cuerpo.

No obstante, si este comportamiento aparece después de que el pez haya sido manipulado con una red o con las manos, no se trata de algo grave, se le pasará al poco tiempo.

6. Tu pez no come

Si notas que tu pez no tiene apetito, esto puede ocurrir por tres razones. La primera de ellas es que se está acostumbrando a un nuevo alimento, quizá has cambiado de marca comercial o preferiste añadir nuevos elementos a su dieta.

La segunda razón es constipación o estreñimiento. Si no lo ves defecar, es necesario darle algún laxante, además de interrumpir su alimentación normal y empezar a darle comida hidratada.

La última causa que puede producir este síntoma en un pez enfermo es la anemia provocada por parásitos intestinales. Si observas que tu pez está delgado y no come, lo mejor será retirarlo del estanque y pasarlo a una pecera que tenga agua constantemente oxigenada. En el nuevo recipiente, aplica un tratamiento con tripaflavina (acriflavina) en la dosis de 1 gota por cada 3 litros de agua durante 3 días. Luego, repite el proceso en la dosis de 1 gota cada 5 litros de agua; durante este tiempo no debes alimentar al pez.

7. Tu pez tiene manchas blancas en el cuerpo

Si el pez presenta manchitas blancas en algunas zonas del cuerpo o en sus aletas, es probable que se deba a algún tipo de parásito. Cuando las manchas son parecidas a motas de algodón, es probable que sean hongos.

En cualquier caso, un pez con manchas blancas en el cuerpo debe ser tratado con antibióticos y antisépticos que se agregan al agua. Los tratamientos varían según la especie.

8. Tu pez se mueve de manera brusca repentinamente

Si tu mascota se mueve de forma anormal por la pecera es posible que esté intoxicada debido a sustancias externas como el cobre o el cloro; este comportamiento o síntoma de un pez enfermo también es provocado por la falta de oxígeno en el cerebro.

En estos casos, lo más recomendable es que trates de controlar los valores del agua. Ten paciencia, la recuperación puede tardar varios días. Mueve a tu pez a un recipiente con agua nueva y con la oxigenación al máximo. Cambia aproximadamente el 30 % del agua cada 48 horas y no le des de comer los primeros dos días.

9. Tu pez boquea en la superficie de la pecera

Cuando los peces se acercan a la superficie de la pecera para boquear, con una respiración agitada pero acompañada de movimientos aletargados, debes revisar la baja concentración de oxígeno en el agua.

También puede ocurrir que el pez boquee y además tenga las branquias inflamadas o enrojecidas. Esto pasa cuando hay una infección branquial debido a la presencia de algún parásito.

Si solo boquea, debes revisar las condiciones del agua. Pon especial atención por si observas muchas algas unicelulares (ponen el agua verde). De ser así, agrega plantas flotantes que ayuden a oxigenar el estanque, pues también te ayudarán a eliminar las algas unicelulares. Otra opción es utilizar algún producto antialgas.

Si notas alguna infección branquial aplica un tratamiento de tripaflavina (acriflavina) en una dosis de 1 gota por cada 3 litros de agua durante 3 días. Luego, repite el proceso con una dosis de 1 gota cada 5 litros de agua.

Fuente: expertoanimal.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here