Boa de Arena es el nombre común dado las serpientes de la familia Boidae del género Gongylophis spp. las cuales son serpientes de pequeño tamaño (normalmente no superan los 60 cm de largo), aunque son llamadas boas de arena es un término mal empleado, pues no viven en desiertos de arena como usualmente se cree, más bien son serpientes de hábitos fosorios que viven en madrigueras de otros animales en zonas secas (semidesérticas).

En cautividad un aspecto muy importante para el mantenimiento de esta especie es el terrario y los parámetros que se mantienen pues este factor influirá en la calidad de vida de nuestra serpiente, actividad y alimentación. Se recomienda un terrario de al menos 50 x 30 x 30 centímetros (Largo/ancho/alto) con sustrato de corteza de Aspen o Ciprés idealmente, aunque el periódico les va bien también (idealmente en tiras) ya que les brinda mayor seguridad y por su puesto varios refugios/cuevas. No se recomiendan los sustratos a base de arena que popularmente se venden para reptiles, pues aunque la serpiente se va a enterrar, suele causar problemas a futuro como impactaciones (por ingesta de arena) sin mencionar que son más difíciles de limpiar.

No es necesario fuente de luz alterna como focos ultravioleta, pero es importante un ciclo de luz para mantener el ritmo circadiano natural de nuestra serpiente, son animales de comportamiento diurno y de naturaleza tímida, aunque muy dóciles. La temperatura para el lado caliente debe ser de no más de 32 grados y el lado frio de unos 28 grados centígrados, en Panamá por el clima que mantenemos la temperatura ambiente del país es ideal para mantener esta especie a menos que se viva en tierras altas donde la temperatura es inferior.

Las Boas de Arenas suelen ser excelentes comedoras, aceptando sin problemas roedores como ratones, aunque no son de aceptar presas muy grandes e incluso los ejemplares adultos siguen teniendo preferencias por presas pequeñas (lactantes de roedores). Se le puede ofrecer alimento cada 7-10 días, deben tener siempre disponible un recipiente con agua fresca para que puedan tomar cuando quieran, aunque raramente se les vera bebiendo, ya que en su hábitat natural no suelen tener acceso a una fuente de agua constante.

Alcanzan la etapa adulta aproximadamente a los 3 años de edad, donde las hembras son notoriamente de mayor talla que los machos. Son excelente mascotas y se recomiendan para principiantes por lo fácil de su cuidado y pequeño tamaño, aparte de ser ejemplares dóciles aunque algo nerviosas las crías.

Para cualquier duda, consulta o comentario pueden contactarnos en nuestras redes sociales @panamareptiles o nuestro correo electrónico: info@panamareptiles.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here