Por: Oswaldo Rodas – PDTSI Instructor Canino

Muchas veces hemos podido escuchar sobre los adiestramientos caninos y la importancia de realizarlos, el momento, edad y decisión de con quien realizarlo es importante, las diferentes técnicas y modalidades de como adiestrarlo son diversas, aunque en la actualidad la gran mayoría nos apoyamos en el reforzamiento positivo para su ejecución, el estilo de adiestramiento y su realización tendrán resultados diversos, esperando siempre que sean satisfactorios.

Existen diferentes especialidades de adiestramiento, una tan fascinante como otras, desde obediencia básica, obediencia de exposición, perros de servicio médico y de compañía, perros de trabajo policial, detección de drogas, explosivos divisas, de rastro, deportivos, los cuales cubren una extensa gama de deporte como por ejemplo, tiro de peso, escalada, presa, salto largo, salto alto, salto acuático, freesbe, Agility y otro sin fin de   deportes caninos, pero hoy escribiremos de los perros de vocación K9 (siglas internacionales para la identificación de perros de servicio policial)

Con la creciente escalada de la delincuencia, cada día las personas se interesan en el adiestramiento de protección o mal llamado ataque, un perro de protección debe de ser evaluado previamente a su adiestramiento de protección, suponiendo que ya tengamos mínimamente la obediencia básica terminada, considerando entre otras cosas el balance emocional de nuestro ejemplar para evitar cualquier accidente durante el adiestramiento, así como su utilización como unidad de protección, en propiedades de custodia o residencias.

Dentro de estas medidas de precaución deberemos de reforzar el vínculo afectivo familiar y deberá ser dominado por toda la familia, por lo que se recomienda que, durante el periodo de adiestramiento, se condicione de forma puntual, la protección civil con los miembros de la familia y sobre todo con los niños, que lógicamente, también deberán de aprender cómo actuar con estos ejemplares, en momentos tensos o de peligro.

En el caso de la inducción para perros de caracteres extremos y con un impulso de protección muy elevado, se recomienda que sea utilizado con guías que sean de preferencia capacitados con el mismo ejemplar, con lo que se podrá garantizar un manejo correcto del ejemplar y deberá de mantener las probabilidades de accidentes a 0 %.

En Panamá existen ya algunos instructores de perros de protección o de trabajo policial privadas, así como los estamentos de seguridad pública que cuentan con una unidad canina especializada para estos menesteres, sin excepción, poseen perros de protección y detección en diferentes especialidades, pero sobresale los perros de servicio de campo de detección y los de protección, teniendo relevancia en la persecución de la delincuencia.

Los peros de protección pueden tener muchos trabajos de campo, asistiendo y complementando el patrullaje perimetral, casi en cualquier punto y terreno, por su amplia disponibilidad y  diversidad de especializaciones, los conocidos binomios se componen de un perro y un guía canino, estos son la forma más completa de vigilancia en grandes extensiones de perímetros y son en conjunto un factor disociativo mucho más fuerte que varios vigilantes juntos; Esto vinculado a la experiencia vivencial y la sentencia generacional como ¨cuidado con el perro, te va a morder, ahí viene un perro cambiémonos de acera, ese es un pit bull¨ y un sinfín de frases más, que en nuestro inconsciente disuaden la interacción con cualquier perro desconocido.

Los perros de protección deben de tomarse en consideración y respetar el trabajo que realizan, cuando un guía te haga la observación de que no te acerques más al perro…. Por favor, hazle caso, evita una agresión innecesaria por tu negligencia, los perros de protección están entrenados para enfrentar, confrontar y neutralizar a cualquier persona que oponga resistencia o que incite a la violencia, están condicionados para minimizar cualquier agresión a su más mínima expresión, la cual sería tener bajo custodia a esa persona que en su momento genero algún tipo de peligro para su guía.

El adiestramiento de protección para personas particulares, debe de ser sopesado en dos fases importantísimas, una obediencia básica muy bien fundamentada y un trabajo programado y bien planificado de agitación, figurancia, mordida, confrontación, enfrentamiento, distancia, custodia y contraorden; así pues que libre de la obediencia básica, no será recomendable si el ejemplar presenta excesos de carácter muy elevado (mando alto) o no ser controlable por su propietario, si el ejemplar presenta estos factores indicativos de descontrol no deberá de ser usado bajo ningún motivo para una seguridad residencial familiar a no ser que cuenten con personal idóneo para el manejo de ese perro en especial.

UN PERRO DE PROTECCION,

DEFIENDE, DISUADE Y PROTEJE.

RY ADCAN PANAMA

6635-9676 / 6327-0363

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here