América Latina es una de las regiones más comprometidas con el concepto de regulación legislativa en relación con el maltrato animal. Panamá es el último país en asumir su compromiso con el cuidado legal de mascotas y animales víctimas de violencia por parte del hombre.

Sin dudas Latinoamérica marcó un cambio radical en relación con este concepto; países como Uruguay, Colombia y México tienen reglas estrictas para quienes maltratan animales hasta ocasionarles la muerte.

Sin embargo, Argentina también cuenta con una regulación vigente que quizás no muchos conocen en totalidad. La actual Ley 14.346 (1954) de “Protección de los animales” establece penas para las personas que maltraten o hagan víctimas de actos de crueldad a ciertas especies de animales y los reprime con prisión de quince días a un año.

Al tratarse de una norma penal, toda persona mayor de 18 años puede realizar la denuncia y los oficiales de la ley deben actuar de oficio ante un caso, debido a que tienen la obligación de hacerlo. Denunciar un acto en el que se maltrata o violenta a otro ser no es solo una obligación sino un derecho cívico.

Pero Latinoamérica no es la única región involucrada en este importante proceso vinculado al cuidado de los animales. Estados Unidos es sin lugar a duda el referente a nivel mundial en esta materia. Cada Estado tiene normas según su propia regulación; Nueva York multa con al menos mil dólares o penalidad de un año de prisión la tortura, maltrato, o abandono animal que termina en muerte, y puede elevarse a 5 mil dólares cuando se incluyen prácticas sádicas o depravadas. Sin embargo, fue en el estado de Alabama donde produjo la mayor condena por maltrato animal a un hombre con 75 cargos de crueldad animal y fraude, para quien se dictaminaron 99 años de prisión.

Francia, Australia y Egipto son otros países donde el maltrato animal no solo puede ser costoso, sino que también puede llevar a largos años de prisión. El mundo entero ya comprende la importancia de leyes que protejan los derechos de los animales; la responsabilidad social y legal ya es un hecho para que los animales también estén protegidos de las maldades del ser humano.

Fuente: infobae.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here