El Gato Siberiano es uno de los denominados “gatos de bosque”, junto con el Maine Coon y el Bosque de Noruega, dado que los ejemplares de esta raza se expanden por las frondosas arboledas de Rusia y Ucrania. Se cree que proviene del cruce de gatos domésticos llevados a Rusia y Ucrania con gatos salvajes de los bosques siberianos, de ahí que también se le denomine «Bosque de Siberia».

Esta raza parece nueva dado que no existen documentos que la mencionan hasta 1871. De esta forma, no hubo pedigrí oficial hasta 1987 y la World Cat Federation no la reconoció hasta hace muy pocos años, dándose su expansión internacional ya en la década de los 90. Esto puede explicarse por la prohibición existente en el régimen soviético acerca de la tenencia de animales de compañía, por lo que los granjeros que poseían gatos siberianos lo hacían de forma encubierta. Sin embargo, sus orígenes parecen remontarse hasta mil años atrás en el tiempo. En Rusia fueron habituales compañeros de los nobles, estando muy presente en los más distinguidos palacios de la Rusia Imperial. Por ello, forma parte de una de las razas de gatos más antiguas del mundo, a pesar de su documentación oficial en las fechas indicadas.

Características

Sin duda, la característica física del Gato Siberiano más representativa es su frondoso pelaje que consta de tres capas, presentes en muchas razas, sin embargo, en esta raza felina estas están mucho más desarrolladas. Esto se debe a las drásticas temperaturas del área siberiana a la que ha de hacer frente para sobrevivir. Por ello, el pelo de cobertura es duro y, mientras que es algo más corto en las patas y el pecho, es considerablemente largo en la cabeza y el vientre. Teniendo también pelaje largo entre los dedos.

En cuanto al color del pelaje y los ojos son aceptados todos salvo el chocolate y el violeta para el manto, y sus diluciones; y en lo que respecta a los ojos son más comunes el ámbar y el verde, y aunque el azul también puede darse, es más raro. Sin importar el color sus ojos, estos son redondeados y marcadamente expresivos.

Su peso varía en líneas generales entre 4.5-9 kg tanto en machos como en hembras, aunque estas últimas suelen tener un peso algo más ligero, habitualmente de 4 a 8 kilos y los machos se mueven más en un rango de 5 a, incluso, los 11. No obstante, ha de tenerse en cuenta que nuestro gato no alcanzará su tamaño y peso definitivos hasta los 4 o los 5 años, siendo su crecimiento considerablemente más lento que en otras razas. Además, al ser sus patas traseras algo más largas que las delanteras, su espalda está ligeramente arqueada.

Carácter

Si hablamos del temperamento del Gato Siberiano, cabe destacar que esta raza se caracteriza por su sociabilidad y afabilidad. Pese a que su robusto aspecto pueda resultar imponente, se trata de un gato muy cariñoso y que se adapta bien al trato con otros gatos e incluso otros animales como perros. Diciendo los tutores de estos gatos que su comportamiento recuerda al de un perro, ya que los esperan al llegar a casa y están constantemente pidiendo atención y cariño.

Por otro lado, también es cierto que puede llevarles cierto tiempo perder su timidez inicial ante los desconocidos, de manera que, si eres el nuevo tutor de uno de estos ejemplares, has de tener un poco de paciencia, pues una vez te conozca se pasará las horas jugando y rogándote mimos. Al principio puede mostrar un carácter huidizo, con conductas como esconderse ante las visitas, pero, en cuanto coja confianza, no dudarán en ponerse panza arriba y ronronear alegremente ante las caricias.

Cuidados

Uno de los cuidados del Gato Siberiano que requerirán más atención y dedicación será el mantenimiento del pelaje. Dada la longitud del pelo, es recomendable un cepillado habitual para evitar nudos y bolas de pelo, insistiendo en las zonas del vientre y el pecho, donde el pelaje es más lanudo. Con 2-3 veces por semana será suficiente.

Otro de los aspectos para tener en cuenta respecto al pelaje son los baños, se recomienda no bañarlo, o al menos no frecuentemente, ya que se eliminaría la capa de grasa protectora que le permite el aislamiento al frío y la impermeabilidad de su pelaje, pudiendo favorecer al bañarlo patologías respiratorias como la neumonía felina, además de que a nivel estético perdería volumen y brillo. Por ello, se aconsejan los baños en seco, que al igual que el pelado, algo que en la raza está contraindicado por la misma razón que el baño, ha de llevarse a cabo por buenos profesionales que ante todo cuiden la salud de nuestro felino.

Salud

Debido a su origen salvaje y a haber permanecido la raza inalterada por la mano del hombre, estos gatos son fuertes y robustoscon una salud envidiable y sin enfermedades congénitas destacables. Pese a ello, presentan enfermedades comunes con cualquier otra raza como puede ser la cardiopatía hipertrófica, que consiste en un agrandamiento del miocardio del ventrículo izquierdo, por ello los chequeos veterinarios deben ser frecuentes.

Como en el resto de los gatos, será necesario estar atento al estado del pelaje, las uñas, las mucosas y la dentadura para detectar y prevenir enfermedades. Así mismo, es importante llevar a cabo un calendario de vacunas y desparasitaciones adecuados, siguiendo siempre las indicaciones del veterinario.

Curiosidades
  • Existen leyendas que les atribuyen a estos gatos la tarea de guardar los monasterios rusos.
  • A esta raza en particular le gusta jugar con el agua, por ello ha de tenerse cuidado, pues como se ha mencionado anteriormente esto podría resultar dañino para su salud.
  • Por último, los Gatos Siberianos son considerados como gatos hipoalergénicos, esto se debe a que no producen una proteína llamada FelD1 que es la causante del 80% de las alergias a los animales. Por esta razón, los Gatos Siberianos pueden ser una buena elección para aquellos afectados por alergias al pelo de los felinos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here