El Rottweiler es una raza canina de tipo molosoide originaria de Alemania. Era conocido como «perro carnicero de Rottweil» —en alemán: Rottweiler Metzgerhund— porque estaba acostumbrado a pastorear ganado y tirar de los carritos de carnicería cargados de carne, junto con otros productos para el mercado. ​Fue empleado en sus papeles tradicionales hasta mediados del siglo XIX, cuando el tren reemplazó que el ganado fuera arreado al mercado. Si bien todavía se utilizan en el pastoreo, también se suelen usar como: perros de búsqueda y rescate, perro guía, perro guardián, o perro policía entre otras funciones.

Historia

A pesar de ser una raza versátil que se utiliza en los últimos tiempos para muchos propósitos, el Rottweiler es conocido principalmente como una de las más antiguas razas de pastoreo. Una reunión de múltiples facetas y un perro de protección de valores, es capaz de trabajar todo tipo de ganado en una variedad de condiciones.

El origen de la raza se encuentra probablemente en el Imperio Romano. En aquellos tiempos, la legión romana viajó con perros de trabajo de reunir el ganado necesario para alimentar al ejército. Los antepasados principales de los primeros rottweilers durante este tiempo se cree que es el perro romano de pastoreo.

Estos perros se fueron mudando con los romanos más allá de las regiones alpinas, donde protegían a la gente y conducían el ganado. En la región de Rottweil (origen de su nombre) en Alemania, muy próxima a Stuttgart, estos ejemplares se cruzaron con los perros nativos, de los cuales surgió una mezcla. A partir de entonces, la tarea principal del Rottweiler fue la de cuidar y conducir ganado mayor y defender a su amo y sus posesiones. Su nombre, «perro de carnicero de Rottweil», lo obtuvo por la antigua ciudad imperial de Rottweil. Los carniceros lo criaban sólo de acuerdo con su rendimiento y utilidad. Fue así como, al paso del tiempo, se formó una raza de protección y conducción inmejorable, a la que también se le encontró utilidad como perro de tracción.

Esta región se convirtió en un área importante de ganado, y los descendientes de los perros de ganado romanos demostraron su valor en la conducción y la protección de los bovinos de los ladrones y animales salvajes. Los rottweilers han sido utilizados por los carniceros que viajaban entre los mercados durante la Edad Media para proteger las bolsas de dinero atadas alrededor de sus cuellos. Sin embargo, como los ferrocarriles se convirtieron en el principal método para moverse, la raza disminuyó mucho y estuvo a punto de extinguirse.

Cuando a principios el siglo XX se buscaron razas caninas para el servicio policíaco, se le hicieron pruebas al Rottweiler. Se demostró rápidamente que este perro era perfectamente apto para las tareas del servicio policíaco, ya que demuestra carácter fuerte su musculatura grosa, potencia y salvajada hace sentirles mucho temor a sus contrincantes. Es por lo que en 1910 se le nombró oficialmente como perro policía.

La preparación para la Primera Guerra Mundial provocó una gran demanda de perros policía, y que condujo a un resurgimiento del interés en el Rottweiler. Durante las Guerras Mundiales I y II, los rottweilers fueron puestos en servicio en varios papeles, incluyendo como perros mensajeros y para la entrega de artefactos explosivos en territorios enemigos, ambulancias, rastreadores y de guardia.

Deutscher Rottweiler-Klub (DRK, Alemán Rottweiler Club), el primer club de rottweilers en Alemania, fue fundado el 13 de enero de 1914, y seguido por la creación de la Süddeutscher Rottweiler-Klub (SDRK, Club Rottweiler del sur de Alemania), el 27 de abril de 1915 y con el tiempo se convirtió en el IRK (Internacional Rottweiler Club). El DRK contó con alrededor de 500 rottweilers, y el Rottweiler SDRK 3000. Los objetivos de los dos clubes eran diferentes. El DRK es destinado a producir perros de trabajo y no a destacar la morfología del Rottweiler.

Los diferentes clubes alemanes de rottweilers se fusionaron para formar la Allgemeiner Deutscher Rottweiler Klub (ADRK, Club Alemán de Rottweiler) en 1921. Esto fue registrado oficialmente en el registro de clubes y asociaciones en el tribunal de distrito de Stuttgart el 27 de enero de 1924. El ADRK es reconocido mundialmente como el club de origen del Rottweiler.

En 1931 el Rottweiler fue reconocido oficialmente por el American Kennel Club. En 1936 el Rottweiler se exhibió en el Reino Unido en Crufts. En 1966 un registro separado se abrió para la raza. De hecho, a mediados de 1990, la popularidad del Rottweiler llegó a su punto más alto ya que es el perro más registrado por el American Kennel Club, haciéndole la competencia al Pitbull que a pesar de sus tamaños están igualados.

El Rottweiler es un perro de tamaño grande, robusto, ni tosco, ni ligero, ni frágil, ni con extremidades demasiado altas. Su figura fuerte, compacta y bien proporcionada permite concluir que es un perro muy poderoso, ágil y resistente al igual que peligroso.

La hembra pesa aproximadamente 42 kg​ y mide entre 56 y 63 cm ​hasta la cruz, considerándose óptima una altura entre 60 y 63 centímetros. El macho pesa aproximadamente 50 kilogramos ​y mide entre 61 y 68 cm, ​siendo deseable dentro del estándar que mida entre 65 y 66 cm.

Morfología

La longitud del tronco según el estándar de la Federación Cinológica Internacional no debería superar a la altura en más de un 15%. Esta se mide desde el esternón hasta la protuberancia isquiática.

La morfología de la cabeza es determinante en la evaluación de un ejemplar. Según el estándar alemán, la longitud del cráneo medida desde la punta del occipital hasta la esquina interior del ojo ha de ser de 8,5 a 13 cm en las hembras y de 9,5 a 15 cm en los machos. Además, la proporción entre el cráneo y el hocico ha de ser de 6 a 4 ó, dicho de otra manera, el 60% de la longitud total de la cabeza debe estar ocupada por el cráneo, dejando el 40% restante para el hocico.

No obstante, el estándar de la Federación Cinológica Internacional de abril de 2000 evita entrar en cifras, definiendo el cráneo como «de longitud media, ancho entre las orejas. Vista de lado, la línea frontal moderadamente arqueada. El hueso occipital bien desarrollado, sin exageraciones. stop bien definido.», continúa dicho estándar sobre la región facial «nariz bien desarrollada. Más ancha que redonda con fosas nasales relativamente grandes. Trufa siempre negra». El hocico «en relación con el cráneo no debería parecer ni corto, ni alargado. Puente nasal recto, ancho en la base, moderadamente afilado.»

Siguiendo con el estándar de la FCI los labios del Rottweiler deben ser «negros, fuertemente adheridos, cubriendo la esquina de la boca, la encía lo más oscura posible.», sobre las mandíbulas «superior e inferior deben ser fuertes y amplias», sobre la dentadura «fuerte, completa (42 piezas), con cierre en tijera -los incisivos superiores cierran cubriendo los inferiores-«. Para las mejillas exige un arco cigomático desarrollado. Los ojos han de ser «de tamaño medio, con forma de almendra, de color castaño oscuro, cerrando los párpados completamente unidos», y las orejas «de tamaño medio, caídas, triangulares, muy separadas y de inserción alta. Con las orejas elevadas y adelantadas, el cráneo debe parecer más ancho.» El cuello ha de ser «fuerte, de longitud moderada, bien musculado, ligeramente arqueado, limpio, libre de papada y sin piel colgante en la garganta.»

Siguiendo el anterior estándar a menudo se les corta la cola cuando son cachorros, dejando tan sólo una o dos vértebras, si bien el estándar de la ADRK y de la FCI prohíbe la amputación de la cola desde 2000, excluyendo el concurso de ejemplares sin cola en exposiciones. Sin embargo, es necesario aclarar que países como Canadá y EE. UU. siguen teniendo en su estándar la amputación de la cola. En España está prohibida cortar la cola a un perro desde el año 2018.

Dentro de esta raza podemos encontrar dos líneas de crianza, la europea, considerada la original y la americana. La línea americana se caracteriza por ejemplares de mayor altura y cuerpos más estilizados, por el contrario, los perros de línea europea presentan un cuerpo más compacto y robusto con una menor altura.

Temperamento

De acuerdo con el estándar de FCI, el Rottweiler es de buen carácter, tranquilo en la disposición básica, muy devoto, obediente, dócil y con ganas de trabajar. Su aspecto es natural y rústico, su comportamiento seguro de sí mismo, firme y sin miedo. Ellos reaccionan a su entorno con una gran lucidez mental. El American Kennel Club dice que es «básicamente un perro tranquilo, seguro y valiente, con una frialdad segura de sí misma que no se presta a las amistades inmediatas e indiscriminadas». Un Rottweiler es seguro de sí mismo y responde en voz baja y con una actitud de esperar y ver la actitud de las influencias de su entorno. Tiene un deseo inherente de proteger el hogar y la familia, y es un perro inteligente de extrema dureza y adaptabilidad, con una fuerte voluntad de trabajar, que los hace especialmente adecuados como compañeros, guardianes y perros de uso general. Rottweiler es una raza de pastoreo de gran alcance con genes bien desarrollados. Al igual que con cualquier otra raza, el comportamiento potencialmente peligroso en los rottweilers por lo general son fruto de un propietario irresponsable, abuso, negligencia o falta de socialización y formación. Sin embargo, la fuerza excepcional del Rottweiler es un factor de riesgo adicional que no debe ser descuidada. Es por esta razón que los expertos recomiendan para la raza la capacitación formal y amplia socialización, elementos esenciales para todos los rottweilers. De acuerdo con el AKC, los rottweilers aman a sus dueños y pueden comportarse de una manera cariñosa hacia la familia y amigos, pero también son protectores de su territorio y no acogen a los extraños hasta que estos son introducidos en el ambiente. El entrenamiento de obediencia y la socialización son elementos básicos.

Cuidados Básicos y Alimentación

Al ser un perro de gran tamaño, y muy activo, el coste de su mantenimiento es superior al de otras razas. Además, sus necesidades energéticas y físicas requieren de especial atención. La alimentación es uno de los aspectos claves en su crecimiento, sobre todo, porque estos perros tienden a desarrollarse rápidamente, por lo que cualquier exceso en su dieta desembocará en un crecimiento excesivo y una subida de peso acelerada. Por ello, es importante vigilar las dosis de comida y evitar que coman rápidamente. Para ello, se recomienda suministrar raciones pequeñas dos o tres veces al día.

La dosis diaria debe ser de unos 700 gramos de alimento completo seco, evitando el exceso de calcio, proteína y grasa para esquivar el sobrepeso.

Asegúrate de que adquiere determinados hábitos de alimentación, como comer siempre a las mismas horas y en el mismo lugar. Todo ello le permitirá regular sus hábitos alimenticios y controlar su instinto. Igualmente, recomendamos retirar la comida cuando no la haya consumido en su totalidad para evitar la ingesta entre horas que impida consolidar los horarios y hábitos de comida adecuadamente.

Ejercicio Físico

La actividad física diaria es indispensable. Incluso cuando son cachorros, asegurarla mediante juegos o paseos permitirá prevenir el atrofiamiento de las extremidades.

Igualmente, si tu Rottweiler debe vivir en una vivienda reducida, acostumbrar a cansarlo fuera de casa y ejercitarlo diariamente, puede ayudar a acostumbrarle al espacio reducido durante el resto del día.

Aunque no existe una cantidad fija de ejercicio recomendada, unas dos horas y media son mínimas para gozar de una buena salud física y mental.

Fuente: Wikipedia.org

Fotos: Pet Studio para Pets World Magazine

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here