El Singapur o Singapura es el gato más pequeño que existe. Es fornido, de cuerpo delgado y patas fuertes. Su cabeza es redonda, con los ojos almendrados de color avellana, amarillo o verde, con contorno negro, y grandes orejas ahuecadas y orientadas hacia afuera. Su cola es delgada, casi tan larga como el cuerpo. Su pelaje es corto, suave y apretado de color marfil o sepia característico con un punteado más oscuro.

Descripción del gato Singapur

El Singapur posee un gen dominante moteado Ta, lo cual produce bandas alternantes de color en cada pelo individual, el mismo gen que le da al Abisinio su distintivo pelaje. El color del pelaje se modifica por el gen Burnes cd, el cual resulta en un color café cálido (sepia), alternando con un cálido “marfil viejo” de base. Esto da al pelaje la apariencia de una coloración refinada y delicada. Se cree que ambos genes se originaron en el Sudeste de Asia. A diferencia del Abisinio, el estándar del Singapur pide algunas excepciones en las partes internas de las patas frontales. Los machos Singapur adultos pesan alrededor de 2.7 kilos, y las hembras pesan alrededor de 1.8 kilos.

Historia del gato Singapur

Singapur, una isla de 585 kilómetros cuadrados, situada cerca de la Península Malaya en el sudeste de Asia, tiene una gran cantidad de felinos salvajes, así como de puertos. Estos gatos viven de las sobras de la pesca, y en el pasado no se les ponía mucha atención a menos de que se volvieran una amenaza, entonces eran recogidos por la policía gatuna y esta lidiaba con ellos. Es una vida dura para estos nómadas, y, lejos de ser valorados por su pedigree, ellos eran conocidos despectivamente como gatos del “drenaje” o de las “alcantarillas” por los pobladores de la isla.

Los pequeños gatos cafés con pelajes manchados han sido observados en la isla desde hace por lo menos 1965. Esta variedad, sin embargo, no es la única variedad de gato que se encuentra en la isla; otras variedades incluyen gatos de colores sólidos, gatos manchados con colores más profundos y que frecuentemente tienen colas cortas, y los gatos que muestran el factor moteado blanco.

La raza Singapur, como la conocemos en Norte América, ha llegado al Libro Guinness de Records Mundiales (como la raza más pequeña de gatos domésticos), y ha tenido una campaña de publicidad centrada en ella (para promover el turismo en la Republica de Singapur), y ha tenido la dudosa distinción de convertirse en el centro de la controversia felina.

En 1975 Tommy y Hal Meadow regresaron de Singapur con tres gatos manchados color sepia con los nombres Tess, Tickle, y Pusse. Tomy Meadow, un ex juez de la CFF y criador de Abisinios y Burneses activo en el ambiente gatuno desde 1955, escribió un estándar para la raza y comenzó con un programa de crianza para eliminar las características indeseables y producir consistencia en el color, pelaje, patrón, y disposición. La raza fue promovida como Singapur, el nombre malasio para Singapur. En 1980 otro criador obtuvo un cuarto gato de la SPCA de Singapur y este gato también se usó en el programa de crianza. Tommy Meadow fundó la Sociedad Unida de Singapur, cuya meta establecida era proteger, preservar, y promover la Singapur. La CFA acepto a la Singapur para registro en 1982, y le dio estatus de campeonato en 1988.

En 1990 se levantó la controversia, cuando la reportera de Singapur, Sandra Davie, entrevisto a Tommy Meadow para el Straits Times. Tommy admitió que Tess, Tickle, y Pusse habían nacido en América y habían sido transportados a Singapur cuando ella y su esposo Hal se mudaron para allá en 1974. Tommy dijo que Tess, Tickle, y Pusse eran nietos de los gatos de Singapur que Hal le había enviado a Tommy en Galveston, Texas, por medio de un barco de la compañía cuando estuvo en Singapur por negocios en 1971.

Tommy explico que después de que les permitió a los gatos aparearse, se convenció de que los gatos serían los fundadores de una raza desconocida para el mundo gatuno en los Estados Unidos, y decidió promoverlos como tal. Sin embargo, debido a la naturaleza confidencial del trabajo de Hal (recolectar información para la compañía geofísica para la cual trabajaba), Hal insistió en que Tommy no dijera el origen verdadero de Tess, Tickle, y Pusse. Debido a que ella no mantuvo registros de las cruzas entre estos tres primeros gatos, Tommy sostiene que, para propósitos más prácticos, la raza comenzó en 1975.

En febrero de 1991 Tommy y Hal Meadow fueron invitados a aparecer ante la junta de la CFA para explicar la discrepancia, y ellos reiteraron la historia a la junta de directores de la CFA. Hal mostró varias visas y pasaportes para documentar sus visitas a Singapur y dijo que, debido a que los gatos originalmente vinieron a Estados Unidos en un barco de trabajo de la compañía, no se presentaron papeles de exportación o importación para los gatos.

La junta de la CFA no encontró una causa probable de malas acciones y no tomo ninguna acción contra los Meadows; ni tampoco le retiro el reconocimiento a la raza. La junta de promoción del turismo de Singapur aparentemente compartió la misma conclusión ya que continuaron con su campaña de promoción centrada en el Singapur como su mascota nacional, importando dos Singapurs de los Estados Unidos para servir de modelos para las estatuas que representan al “Tesoro Nacional de Singapur.”

Otros adeptos y criadores, sin embargo, no estaba dispuestos a olvidar esta situación, creyendo que el Singapur fue de hecho producto de una cruza entre abisinios/burneses producidas e Texas y transportadas a Singapur como parte de una estafa. Ellos resaltaban las similitudes en tipo y en manchas.

Los proponentes hicieron notar que el patrón manchado del Singapur que recordaba al abisinio no necesariamente prueba nada más que un ancestro común, ya que se piensa que el abisinio se originó en la Península de Malaya, a distancia de nado (si eres un nadador realmente bueno) de la isla de Singapur. El burnes originalmente viene de esta parte del mundo también. Sin embargo, los escépticos hicieron notar que alguien que deseara perpetuar la estafa, alguien familiarizado con esas razas, hubiera escogido estas razas por esa razón.

Algunos criadores de la raza Singapur que no estaban afiliada con la Sociedad Unida de Singapur de los Meadow también estaban preocupados acerca de las camadas muy pequeñas de la raza, lo que ellos pensaron que era una indicación de la cruza entre los cuatro gatos de fundación y la resistencia de los Meadows a permitir que otros gatos de Singapur fueran importados para ampliar la reserva genética. Debido a estas y otras discrepancias, ellos formaron otros clubes de crianza, tal como la Alianza Internacional de Singapur. Gatos adicionales de Singapur fueron importados a mediados de los ochentas por criadores para proveer una base para las líneas de sangre adicionales del Singapur.

Carácter del gato Singapur

Los Singapur, felizmente alejados de la controversia que los rodeaba, siguieron siendo lo que son: irritantes complacedores de personas. En casa en cualquier situación, los Puras aman ser el centro de la atención y no parecen entender el significado de la palabra “extraño”; ellos quieren estar allí contigo para recibir a tus invitados. Son curiosos, orientados a las personas, y permanecen juguetones incluso cuando son adultos. Sus voces son calladas y discretas, incluso cuando están en celo, y confían en sus humanos de manera implícita.

Los Singapuras no son tan activos como los Abisinios, mas no obstante son enérgicos. Son curiosos, afectuosos, casi demasiado inteligentes, y parecen estar en sintonía con sus humanos favoritos.

Características del gato Singapur

  • Cabeza:Cráneo redondeado; interrupción definida en los bigotes; hocico ancho, de mediano a corto con una nariz roma; interrupción muy ligera por debajo del nivel de los ojos; mentón bien desarrollado.

  • Orejas:Cráneo redondeado; interrupción definida en los bigotes; hocico ancho, de mediano a corto con una nariz roma; interrupción muy ligera por debajo del nivel de los ojos; mentón bien desarrollado.

  • Ojos: Grandes, con forma de almendra, bien abiertos pero mostrando una inclinación. De color café, verdes, o amarillos.

  • Cola: Delgada pero no en forma de látigo; punta roma.

  • Pelaje:Fino, muy corto; muy pegado al cuerpo.

  • Color:Sepia agutí.

Cuidados del gato Singapur

Al tratarse de un gato de pelo corto, sus cuidados no requieren mucha dedicación, un cepillado cada semana es suficiente para mantener en buenas condiciones su manto, igualmente precisa de limpiar sus ojos, revisar las orejas y cortes de uñas para evitar destrozos en el hogar familiar. La visita al veterinario también es importante para llevar un control de vacunas, revisión general del gato Singapur, así como sus correspondientes desparasitaciones. Una peculiaridad del gato Singapur es el hecho de que tardan en desarrollarse, concluyen definitivamente su crecimiento una vez transcurridos los dos años de edad.

Temperamento

Este es un gato medianamente activo que, si bien requiere ejercitarse, no padece de la hiperactividad de otras razas. Es, en general, un gato muy cariñoso. Tendrá momentos de mucha actividad, pero permanecerá apacible la mayor parte del día.

Son una raza muy independiente, por lo tanto, no padecerán de estrés durante las ausencias de su cuidador. No obstante, no debemos descuidarlo, pues disfruta mucho las caricias y de ser el centro de atención. Debemos tener cuidado con los animales más pequeños, como aves o roedores, ya que este gato es un experto cazador que disfruta las actividades relacionadas con mantenerse en la cima de la cadena alimenticia.

Si lo vas a dejar salir, ten cuidado de que haya completado su cuadro de vacunaciones. Es todo un aventurero y le gusta mucho correr al aire libre, por lo que podría perderse.

Salud y cuidados

Una de las ventajas que tiene el cuidar un gato de pelo corto es que este requiere menos atenciones, así que bastará con que lo cepilles una vez a la semana. Recuerda acostumbrarlo a esto pues, si bien no va a enredársele el exceso, sí puede causar, en caso de que lo ingiera, una bola de pelo en el tracto digestivo.

Debe recibir una alimentación rica en grasa animal, que le permita desarrollar musculatura suficiente para gozar de una buena salud. Recuerda, sin embargo, que no debes sobrealimentarlo, ya que los gatos tienen de a la obesidad. Lo mejor es que le ayudes jugando con él varias veces al día.

El ejercicio es importante para que tenga un buen desarrollo y una vida larga y feliz. Estos gatos tienen una infancia prolongada, por lo que podrás gozar de un animal con la personalidad de un cachorrito durante un par de años.

Es bueno llevarlo al veterinario, mínimo, una vez cada seis meses cuando se encuentra sano, en especial para que evalúe su dentadura, huesos y su desarrollo en general. En caso de que identifiques algún signo de alarma, por ejemplo, dermatitis, estornudos constantes o diarrea, entre otros, debes acudir inmediatamente.

Fuente: mundo-animal.com / misanimales.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here