El Terrier Brasileño o Fox Paulistinha es un perro de tamaño pequeño a mediano, esbelto, activo, alegre y bastante alto. Su cuerpo está bien proporcionado, con apariencia cuadrada, lomo corto, estructura firme, pecho estrecho y líneas curvas bien definidas que lo diferencian del Fox Terrier de pelo liso que presenta líneas más cuadradas. Su cabeza es plana y triangular con las orejas semi-erguidas, triangulares e implantadas lateralmente. Su cola puede ser naturalmente corta o larga, aunque en Brasil se le suele amputar. Su pelaje es corto, liso, fino y algo áspero al tacto. El color del manto es blanco con marcas negras, pardas o azuladas y necesariamente marcas de color fuego en ojos, hocico, orejas y en el borde de éstas; y negras, pardas o azules en frente y orejas.

Origen e historia del Terrier Brasileño

El Terrier Brasileño es una raza exuberante sudamericana originada a principios del Siglo XX en las haciendas y granjas paulinas. Está emparentado con el Terrier Jack Russell, el Pinscher miniatura y los Chihuahua de gran tamaño. El fenotipo quedó establecido en 1920 y con el despegue de la vida urbana se transformó en una mascota familiar. En 1964 se intentó reconocer la raza internacionalmente, pero los escasos registros de entonces lo impidieron. No fue hasta 1995 que la FCI lo reconoció provisionalmente y definitivamente en 2006. Actualmente no se ve mucho fuera de Brasil.

Temperamento y comportamiento del Terrier Brasileño

El Terrier Brasileño es una raza de trabajo que tradicionalmente se ha empleado en actividades cinegéticas. Hoy en día son también un excelente perro de compañía determinado, inteligente, extrovertido y vital. Son aptos para la vida rural y la urbana y se adaptan con facilidad a vivir en apartamentos de tamaño medio siempre que se le proporcione salidas, juego y actividad de calidad. Aman la naturaleza y apreciarán las salidas al campo y las excursiones donde, eso sí, pueden poner en marcha su instinto de cazador e ir tras cualquier animal de reducidas dimensiones.

En el trabajo los terrier brasileños son unos magníficos perros que trabajan solos o en jauría para la caza de alimañas y piezas de caza menor. En familia son compañeros equilibrados, vivarachos, sociables, obedientes, activos, intrépidos, afectuosos, juguetones con los niños y eficaces y ruidosos guardianes de su casa. No es la raza más adecuada para convivir con otras mascotas o perros, aunque puede lograrlo. Son, por el contrario, algo nerviosos y territoriales con otros perros, mostrándose cautelosos hacia los extraños. Asimismo, necesitan un adiestramiento y socialización firmes y cuidadosos, desde edad temprana, para impartirles normas de obediencia y llevar a cabo su correcta socialización. Por último, si se aburre o permanece tiempo inactivo o solo puede llegar a volverse muy destructivo, compulsivo, nervioso y bastante ladrador.

Salud y cuidados del Terrier Brasileño

El Terrier Brasileño es una raza fuerte y sana que no presenta problemas de salud propios de la raza, además de los comunes a todos los perros, salvo alguna incidencia en afecciones de tipo ocular como cataratas.

Respecto a su cuidado no precisa demasiadas atenciones además de aquellas veterinarias comunes a todos los perros. Para su equilibrio físico y emocional necesita salidas diarias, ejercicio y ocupación regular. Hay que controlar su alimentación, pues si lleva una vida sedentaria puede tender al sobrepeso. Por otro lado, cuando realice actividades en el campo es conveniente inspeccionarle la piel y pelos a fin de controlar eventuales espigas clavadas, pulgas u otros parásitos, en especial las garrapatas ya que pueden llegar a transmitir enfermedades como la babesiosis, la ehrlichiosis o la hepatozoonosis, entre otras. Tampoco está de más dedicar tiempo a la limpieza regular de orejas, dientes y ojos con el fin de prevenir hongos e infecciones. Por último, para el mantenimiento de su pelaje liso se requiere un cepillado regular cada dos o tres días. Igualmente es preferible que se le bañe cada cierto tiempo para mantener su pelaje lustroso.

En lo que sí demanda más tiempo esta raza es el ejercicio físico. Si tienes un Terrier Brasileño, ¡los paseos no son suficientes! Este perro necesita además realizar ejercicio más intenso, como deporte (tanto contigo, como deportes caninos) para mantenerse motivado y estimulado tanto física como mentalmente.

A pesar de ser pequeño, ¡un apartamento no es su hogar ideal! Es que este perro es tremendamente activo, necesita estar distraído constantemente. No suele tener problemas para quedarse solo en casa, pero si se aburre o le falta ejercicio, canaliza la energía acumulada destrozando cosas por casa.

El adiestramiento debe comenzarse cuanto antes y debe ser en positivoel adiestramiento con clicker suele dar muy buen resultado. Los principales problemas de comportamiento que suele dar el terrier brasileño son los ladridos excesivos, la tendencia destructiva cuando se aburre y la obsesión por cavar, además de ser, como decíamos, algo “especial” con otros perros. Sin embargo, con suficiente ejercicio y una buena educación, esto no será un problema, el Terrier Brasileño o Fox Paulistinha puede ser una mascota excelente.

Al ser una raza poco conocida fuera de Brasil, ha conservado muy bien la pureza de su raza. Esta pureza genética repercute muy positivamente en su salud, ya que no hay consanguinidad. Esta raza no suele tener enfermedades genéticas.

Con una buena atención veterinaria y los cuidados adecuados, el Terrier Brasileño gozará de muy buena salud y será un perro muy longevo.

Fuente: webanimales.com / wakyma.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here