Entrevista al Criadero B&L

El amor por los perros se trae en la sangre, es algo con lo que naces, ese cariño, respuesta mutua y esa falta de temor al estar con ellos, es desde niño y es desde allí que nos comprometemos con su cuidado y atención.

 

Al crecer conocimos muchas razas, pero desde hace unos 10 años empezamos a trabajar con el Labrador Retriever, fue amor a primera vista. Ese temperamento seguro y a la vez cálido, esa cualidad de perro grande con mente de cachorro, esa nobleza y unas ganas enormes de complacerte no tiene igual.

 

Pero siempre tuvimos problemas para obtener buenos ejemplares en Panamá y fue cuando en el 2014 en compañía de mi familia y auspiciados por nuestros mentores Criadero Catanuck de Costa Rica, empezamos a formar desde la tierra de Urraca, Santiago de Veraguas, Casa Criadero B&L, un proyecto que nace en pro de mejorar la raza, llevado en familia donde cada quien comprende una responsabilidad en este arduo trabajo, nombrado así en Honor a mis hijos Bruno y Lucas, cual legado les heredó el amor y compromiso por los Labradores y que nunca dejen de criar con pasión.

 

Hacer un perro de raza pura es un trabajo muy complejo, la selección de los pies de cría, el cuidado, alimentación, ejercicios y entrenamiento es fundamental.

Luego de escoger la parte BioFisica, seleccionamos y verificamos la parte de salud, que sean perros completos, sin trastornos genéticos ni enfermedades hereditarias. Con los permisos de cruza vigentes y emitidos por el Club Canino de Panamá. Luego de esta selección mantenemos a la futura madre con un seguimiento en sus fechas de gestación y procedemos al momento preciso a realizar las inseminaciones necesarias para garantizar la fecundación, luego se mantiene con un cuidado especial hasta la confirmación de embarazo en el día 35, para este momento su dieta y suplementos están activos y se cuida hasta la fecha de parto con mucho amor. Posteriormente al parto los cachorros son entregados con 60 días de nacidos, fecha en la cual se considera la edad mínima de convivencia con sus hermanos y papás, dónde aprenden a ser independientes y socialmente seguros.

 

Al llegar el momento de viajar a su nuevo hogar nos aseguramos de darle toda la información a sus dueños y tener una línea abierta con ellos para cualquier consulta o duda.

 

Sin dudar es una de las travesías más intensas y agotadoras desde su nacimiento hasta la fecha de entrega, noches sin dormir, las primeras semanas aislamiento total, adecuación de temperatura ya que no termo regulan, apoyo a la madre en su recuperación y ayuda con su atención, luego de la semana 4 empieza una transición paulatina para el cambio de amamantamiento por alimentación, siempre en un ambiente muy limpio y estéril alejado de virus y bacterias que los puedan afectar, cumpliendo con sus cuidados y necesidades especiales, juegos para despertar sus sentidos y mucho amor.

 

Luego de cerca de 3 años desde el nacimiento de una hembra reproductora hasta su primera camada compartimos con ella cada momento de este arduo pero bello camino.

 

Antes de mudarse de casa son revisados por nuestro Veterinario de planta Dick Solís, quien se asegura que vaya con su cuadro de vacunas al día, bien de salud, con su Microchip implantado y en excelentes condiciones para su nuevo hogar.

 

Luego de estar en sus hogares siempre le garantizamos al cliente que no debe presentar ningún síntoma de enfermedades virales ni bacterianas luego de su mudanza, ayudamos con la crianza respondiendo todas las preguntas con mucho cariño y damos un seguimiento continuo a nuestros ejemplares asegurándonos que estén en perfecto estado. Y gracias a esto tenemos familia B&L en todo Panamá.

 

Nuestra casa está abierta para todos aquellos que deseen visitarnos y conocer un poco más de la raza.

 

Criando con Pasión – Roger Rodríguez

– Publicidad –

– Publicidad –

© Copyright 2020 | Todos los derechos reservados

Log in with your credentials

Forgot your details?