La importancia de la tenencia responsable de perros mal llamados potencialmente peligrosos

Recientemente se incrementado los temas de agresión de perros hacia personas, en situaciones más que todo de descuido por parte de los propietarios, el ser propietario de ejemplares con temperamento extremo, tienen como obligatoriedad la protección de las personas ajenas a su núcleo familiar, teniendo en consideración que su perro protege a su familia y sus bienes.

El tener un perro debe de ser el reflejo de lo que nuestra familia es, es decir si tenemos una familia calma deberemos de poseer un perro calmo, si tenemos una familia agresiva, tendremos un perro agresivo y si en el extremo caso de que seamos calmos y tenemos un perro agresivo, existe la muy posible posibilidad que lo hiperpotensiemos el carácter por no poder dominarlo, por eso es muy importante tener en consideración la regla de oro al momento de adquirir un nuevo miembro de la familia, recursos, tiempo y raza.

Por ejemplo, si usted tiene un pitbull no es recomendable dejarlo amarrado permanentemente, potenciará su frustración y aumentará su nivel de agresividad contra cualquier ser vivo ajeno a su entorno, perros, gatos, niños y adultos. Aplicando la regla de adquisición y tenencia responsable podría ser por ejemplo:

Recursos: Espacio disponible, alimentación puntual, cuidados medico veterinarios, sanitarios y entrenamiento el cual debe de iniciarse desde temprana edad.

Tiempo: Disponibilidad de tiempo para convivir y relacionar a su ejemplar con otras personas, entornos y animales en áreas ajenas a su territorio y situaciones controladas.

Raza: cualquiera con temperamento fuerte.

Lo recomendado es el seguimiento de la información de la raza que posees sea un miembro de tu familia y no te preocupes tu perro defenderá por afinidad tu propiedad, este tema puede tan intrincado a veces, pero en realidad es fácil de entender, si tengo un perro **guardián**, para que cuide mi hogar, pues no debe de salir del perímetro del área que resguarda, por consiguiente se deberán de tomar las medidas pertinentes para tal efecto; la responsabilidad inherente de ser propietario de un ejemplar temperamentalmente agresivo es una responsabilidad social que debe de aceptarse al momento que por accidente, el ejemplar abandone el área o recinto en el que debe de permanecer y ataque a una persona ajena a su núcleo familiar, será responsabilidad directa del propietario y deberá de acudir y aceptar lo que la ley estipula.

Practica y convive más con tu perro, ser buen propietario no solo es darle de comer, también es darle cariño y atención a sus necesidades.

Por: Oswaldo Rodas – Instructor Canino.

– Publicidad –

– Publicidad –

© Copyright 2020 | Todos los derechos reservados

Log in with your credentials

Forgot your details?