+

Ya es posible conocer la predisposición genética del perro a desarrollar displasia de cadera